Arquitectura sostenible

La arquitectura sostenible y el desarrollo urbano sustentable se basan en el hecho de que los recursos naturales no son infinitos y que las áreas libres en nuestras ciudades no se pueden aumentar a voluntad.

El uso cuidadoso de los materiales de construcción y de la energía son factores cada vez más importantes en la construcción. Esto incluye el aumento en el uso de energías renovables, el uso de materiales ecológicos y los edificios que ahorran espacio.

La arquitectura sostenible forma parte de un enfoque de planificación integral para la construcción ecológica, económica y socialmente sostenible.

El propósito final no solo es la preservación del ecosistema y el medio ambiente, sino también la optimización y el aumento del potencial económico de un edificio, además de la salud y el bienestar de sus ocupantes.

arquitectura sostenible, consumo energético, eficiencia energética

Principios de la arquitectura sostenible

La base filosófica del desarrollo sostenible que se puede aplicar en la arquitectura encuentra su eje en el diseño y la construcción de edificios respetuosos con el medio ambiente.

Por extensión a este principio, una vez que un edificio está construido bajo una arquitectura sostenible, debe ayudar a resguardar la salud y el bienestar general de sus habitantes, y de sus alrededores.

Para lograr esto la arquitectura sostenible se esfuerza por implementar tecnologías limpias, minimizando el impacto en el medio ambiente, reduciendo el consumo de energía y mejorando la gestión completa de las condiciones de vida dentro del edificio.

También se privilegia la elección de materiales naturales, la integración en su entorno y el diseño interno de los espacios según criterios de eficiencia energética. Además del diseño de espacios verdes y la gestión de residuos.

Todos estos elementos anteriores son los que un arquitecto especializado en arquitectura sostenible debe tomar en cuenta para hacer un edificio energéticamente eficiente y sostenible.

Controlando el consumo energético del edificio.

Una gran parte de la arquitectura sostenible se basa en controlar el consumo de energía de un edificio. Para esto se debe:

  • Reducir las pérdidas de energía a través de la implementación de un aislamiento térmico eficiente, y particularmente a través del uso cuidadoso de los materiales.
  • Minimizar las necesidades energéticas, con factores como la orientación del propio edificio para optimizar el uso del calor y de la luz.
  • Usar energías naturales siempre que se pueda, por ejemplo, con la implementación de sistemas de ventilación y refrigeración pasivos.
  • Producir energías alternativas como la energía fotovoltaica o eólica para reducir la demanda de energía externa. Si fuera posible debería privilegiarse la construcción de edificios de energía positiva.

Reducción de los residuos

Otra parte importante de la arquitectura sostenible es la minimización de la contaminación generada y la generación de residuos.

Esto se puede implementar a través de la recuperación de aguas de lluvia, especialmente para el riego de áreas verdes, el reciclaje de las aguas residuales y la integración de los sistemas de clasificación de desechos y el compostaje de la materia orgánica.

El uso de materiales no contaminantes también puede ser una forma de reducir la liberación de compuestos orgánicos volátiles (COV), que son perjudiciales para la salud.

Por lo tanto, los objetivos de una arquitectura sostenible están orientados hacia la implementación de prácticas y tecnologías de construcción sostenibles que tengan como objetivo la eficiencia ecológica a largo plazo, sin descuidar el corto plazo y las necesidades especiales durante la construcción del edificio.

Otros temas relacionados son comparadores de proveedores, coste suministro energía consumo eléctrico electrodoméstico, energias renovables.

arquitectura sostenible, consumo energético, eficiencia energética

Eficiencia energética

El elemento energético más importante y menos costoso para lograr un sistema eficaz de calefacción y ventilación es un buen aislamiento térmico.

Un edificio eficiente y con buen aislamiento necesita generar menos calor y disipar menos energía, pero requiere más capacidad de ventilación para mantener la comodidad de sus ocupantes.

El sitio y la orientación del edificio también tienen un gran impacto en la eficiencia energética del sistema de calefacción y ventilación.

Casas solares pasivas

Las casas solares pasivas son un ejemplo de la innovación y el diseño en la arquitectura sostenible. Estas construcciones permiten usar efectivamente la energía solar sin la necesidad de elementos solares activos tales como células fotovoltaicas o colectores solares.

El diseño de estas casas solares pasivas incluye el uso de materiales con alta inercia térmica. Estos materiales retienen el calor, y se puede usar junto con buenos aislamientos para mantener una temperatura interna con pocas variaciones.

Edificaciones de bajo consumo

Por lo general, los edificios de bajo consumo ocupan un área muy pequeña en relación con su volumen para minimizar el desperdicio de energía. Esto significa privilegiar las formas y estructuras más compactas.

En muchos lugares del norte de Europa hay personas diseñando y construyendo nuevas versiones de edificaciones tradicionales como ejemplos de arquitectura sostenible.

Su forma pequeña y compacta ofrecen un balance energético satisfactorio, impensable en edificaciones modernas, que privilegian el uso de la calefacción y la climatización activa.

Arquitectura sostenible en España

En España existen muchos edificios que son ejemplos de arquitectura sostenible. Estos han sido construidos bajo las premisas que hemos descrito y su apego a los mismo ha sido certificado por una organización sin ánimo de lucro, el Consejo Construcción Verde de España (CCVE).

Esta organización entrega a los edificios el certificado LEED, uno de los más prestigiosos a nivel mundial. LEED son las siglas de Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental.

Parque Empresarial Alvento

Como ejemplo de arquitectura sostenible en Madrid tenemos al Parque Empresarial Alvento, el primero en obtener el LEED en Europa en 2006. Está diseñado no solo bajo altos estándares de ahorro energético, sino que también es capaz de recuperar y utilizar el agua de lluvia que cae sobre él.

Las oficinas de la consultora inmobiliaria CBRE son un ejemplo de arquitectura sostenible en Madrid. Cuando fueron inauguradas en 2016, sus 1.700 metros cuadrados recibieron la certificación LEED de oro, la calificación de sostenibilidad más alta.

En Valencia se encuentra ubicado otro proyecto de arquitectura sostenible. Una vez terminado el edificio Marqués de Cruïlles será el primer proyecto residencial de arquitectura sustentable en Valencia.

Hasta el momento solo existen 66 edificios de arquitectura sostenible en España que hayan recibido certificación por parte del CCVE. Pero pronto se podrían sumar muchos más, una vez los beneficios a mediano plazo se hagan evidentes.

Puedes encontrar más contenido relacionado con la eficiencia energética y las energías limpias en este artículo.